La Real Academia
de la Lengua Española

¡tufoso!